fbpx

Aunque el proceso de negociación de contratos con instituciones de salud parece un poco complicado, es fundamental que el médico preste atención a todos los términos para que el acuerdo sea mejorado para ambas partes.

Mira ahora 3 consejos para hacer esta negociación de la mejor manera posible:

1. Desarrollo del contrato

Independientemente del área en la que trabajes como médico, ya sea asistiendo a tu clínica o  auditando facturas médicas en los operadores del plan de salud,  es extremadamente importante desarrollar el contrato con cuidado.

Al redactarlo, comproba que esté desarrollado de forma clara y completa, cubriendo los puntos esenciales para que  no se produzcan confusiones e incoherencias  .

Esto minimiza las posibilidades de incumplimiento de lo acordado por falta de claridad.

Definir cuál será el objeto del contrato, discutir los servicios prestados en detalle. También especificar qué  lista de precios  se ajusta como referencia y adecuada son los valores acordados.

Especificar las características de las  obligaciones y responsabilidades de cada parte , de forma objetiva y clara.

Elaborar una cláusula de referencia al ajuste anual, especificando si será de libre negociación o con un índice predefinido.

Escribe una cláusula de referencia a la fecha de  pagoNo olvides incluir una cláusula penal en caso de incumplimiento del acuerdo.

También es importante que determines cómo funcionará la renovación, que puede ser:

  • indeterminado;
  • automática;
  • Sin renovación;

Al final, lee atentamente y  busca puntos de mejora  para que el contrato sea lo más claro posible.

2. Análisis jurídico

Además de prestar atención a las cláusulas y términos, es sumamente importante después de redactar el contrato, buscar un análisis legal, es decir,  consultar a un abogado  para que pueda determinar qué tan relevantes son las cláusulas en el documento.

Realiza los ajustes de acuerdo con las  recomendaciones del abogado   e inserta más cláusulas si es necesario.

Esta práctica ayuda en la salud financiera tanto de las instituciones de salud como de los médicos, evitas problemas posteriores derivados de contratos que no recibieron la debida atención en el momento de su desarrollo y análisis legal.

Además, cuando el contrato se acuerde con operadores de planes de salud, es importante  consultar la ley, que establece obligaciones al desarrollar los contratos, tales como la descripción detallada de las obligaciones y responsabilidades de cada parte, así como que el médico recopile la firma o protocolo de recibo del operador.

Después de consultar a un especialista, las partes, si están de acuerdo, pueden firmar el contrato.

Si hay una cláusula en la que ambas partes no están de acuerdo, es posible reformular las reglas, excepciones, obligaciones y responsabilidades.

3. Organización de contratos y seguimiento

¿Estás preparado y firmando el contrato?

¡Aún no ha terminado! Es papel tanto de la institución sanitaria como del profesional organizar estos contratos, de forma que cuando sea necesario analizar si realmente se está cumpliendo lo pactado, sea fácil encontrarlo.

Así que organizalos por fecha de vencimiento o por orden alfabético  .

Escanear estos documentos para conservarlos es una buena alternativa para evitar la perdida de datos.

Además de organizarlos, es importante monitorearlos periódicamente, semanalmente o mensualmente.

Esto permite analizar la coherencia entre lo acordado y lo que realmente está sucediendo.

Además, esto permite  optimizar el proceso, ya que es posible evaluar lo que se puede agregar en el próximo contrato, de manera que sea beneficioso para ambas partes.

Comparte tus pensamientos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

{"email":"Dirección de correo electrónico no","url":"Dirección del sitio web válido no","requerido":"Falta el campo obligatorio"}
>